Ideas para convertir este momento en una oportunidad para la publicidad

A diario son muchas las personas que pasan por los bares y restaurantes, cada una con gustos distintos, unas para desayunar, otras para almorzar, otras para cenar, o simplemente tomar un café, y todas acaban en un mismo punto: pagar la cuenta. Este es el momento final de la experiencia de un cliente en un establecimiento, y eso lo convierte en muy importante y una gran oportunidad para cerrar con éxito la visita. Y además, conseguir que vuelvan y recomienden la visita.

Por supuesto, en el momento de llevar al cliente el importe de su cuenta no debemos cometer errores básicos como presionar para pagar con el objetivo de que se marchen y disponer de la mesa o no atender la llamada y tardar en entregarla cuando el cliente está haciendo señales de querer pedir la cuenta y poner final a su visita. Al contrario, se trata de no arruinar la experiencia en el último momento y sí rematarla de forma positiva, además haciendo publicidad del negocio.

Cómo hacerlo es la pregunta

Existen ideas para impresionar a los clientes como entregar la cuenta en un objeto acorde al estilo o el menú del local. Por ejemplo, dentro de una lata o un tarro  de envasados si el local está especializado en servir sus elaboraciones en este tipo de artículos. También se puede acompañar de un obsequio con motivo de la celebración del día ¿unos bombones o una flor en San Valentín? O diseñar la publicidad de los próximos eventos, platos o promociones de forma original para insertar el ticket en esta y lograr que el cliente la vea sí o sí.

Esta última idea se puede desarrollar también para invitar a los clientes a dejar su opinión sobre el local y el servicio en las páginas de referencia sobre restauración. En la actualidad son muchos los que consultan en la red la valoración y recomendaciones de otros para elegir el sitio cuando salen de su entorno habitual, por lo que conseguir presencia en Internet y buenos comentarios (“el boca a boca” de ahora) es fundamental en la estrategia de publicidad del restaurante.

Otra de las tendencias en la red es que los comensales compartan los platos que han degustado y la experiencia en las redes sociales. Si bien una tarjeta con los datos del restaurante en ciertas páginas web donde dejar sus comentarios y fotografías acompañados de la invitación amable del camarero a hacerlo puede ser una buena idea, invitar a los clientes a compartir con los perfiles del negocio en las redes sociales su experiencia no lo es menos. La creatividad en este sentido es infinita, desde la organización de concursos en las redes sociales hasta premiar de muchas formas a quienes difunden su experiencia y por tanto donde lo hacen en estas.

Una última forma de estar en contacto con los clientes es el correo electrónico (siempre con su permiso). Este es fácil de conseguir si es que han hecho su reserva online y han dejado ya sus datos, y también se le puede pedir por el camarero ofreciendo la posibilidad de recibir las novedades, eventos y promociones del restaurante. La newsletter es una comunicación directa con los clientes que de ser atractiva puede lograr atraerlos de nuevo y mantener viva la relación con ellos.

Son muchas las iniciativas que se pueden tener justo para que ese momento que es cobrar al cliente no lo sea incomodo o tenso sino parte del agradable trabajo de satisfacer a quienes han apostado por el restaurante. Todo está en explotar la infinidad de posibilidades que ofrece el relato del negocio y las nuevas tecnologías combinándolo con cuidar hasta ese último momento el servicio que se da al cliente para alcanzar su satisfacción y convertirlo en un prescriptor.

¿Quieres recibir en tu correo electrónico más artículos como este? Suscríbete a nuestra newsletter y te mantendremos informado.